En otro de sus excelentes informes sobre el desastre financiero venezolano Russ Dallen habla de cómo ENI, la empresa de petróleos de Italia, ha sido objeto de despojo tras despojo por parte del régimen chavista venezolano y siempre ha perseverado, por aquello de que un segundo o tercer matrimonio es, según decía Bernard Shaw: Un triunfo de la esperanza sobre la experiencia.

La más reciente incursión de ENI en el pantano petrolero venezolano ha sido PERLA, el campo de gas en el Golfo de Venezuela, en el cual ENI posee el 50% de participación, con REPSOL como dueña de la otra mitad del campo. Dallen informa que ENI acaba de decir lo siguiente sobre esta participación:

… giving up on counting 315 million barrels from its Venezuela reserves — not because the reserves are not there but because of the “Country’s current outlook.”In addition, ENI is taking “extraordinary charges” of $934 million for “impairment losses recorded at certain oil and gas projects in Venezuela and associated trade receivables” owed by PDVSA based on “the Venezuelan financial crisis, which was factored in the evaluation of assets recoverability.”.

Es decir, que la empresa está sacando de sus libros 315 millones de barriles de petróleo equivalente, no porque las reservas no existan sino porque la situación caótica del país hace su desarrollo normal imposible. Al mismo tiempo ENI está definiendo como pérdidas unos $934 millones, debido a sus actividades en Venezuela y su relación con PDVSA.

http://lasarmasdecoronel.blogspot.com/2018/02/eni-saca-perla-de-sus-libros-reporta.html