“Siempre existe el riesgo de una sorpresa en octubre”, dijo Russ Dallen, un abogado de Miami que monitorea la industria petrolera venezolana, refiriéndose a las maniobras políticas para ganar votos previas a las elecciones.

“Seguirán martillando estos temas”, dijo Dallen. Desde que asumió el cargo, Trump también ha ejercido presión sobre el gobierno comunista de Cuba, deshaciendo una apertura política histórica de la administración anterior de Barack Obama.

Más preocupante para Maduro, quizás, es que el mes pasado la producción de petróleo de Venezuela cayó a su nivel más bajo desde 1929, sin que se realizaran nuevas perforaciones, según la consultora de Dallen, Caracas Capital Markets. En el mes de julio la producción de petróleo de Venezuela fue de solo 339,000 barriles por día, una caída del 86% desde que Maduro asumió el cargo en 2013, cuando el país produjo 2.3 millones de barriles por día.

La falta de nuevas perforaciones también es una señal alarmante para Maduro, dicen los expertos. “Si no perfora, muere”, dijo Dallen. “Venezuela tiene lagos de petróleo subterráneos, pero no tiene los océanos de petróleo con los que ha sido bendecida Arabia Saudita, por lo que tiene que seguir perforando”, agregó.

No está claro dónde se encuentran actualmente las embarcaciones, Bella, Bering, Pandi y Luna. Hace semanas, los capitanes de los barcos apagaron sus dispositivos de rastreo para ocultar sus ubicaciones, dijo Dallen.