El petrolero iraní Forest llegó el martes a un puerto venezolano con 275,000 barriles de gasolina y el buque Fortune llegó a aguas venezolanas el miércoles, dijo Russ Dallen, jefe de la firma de inversión Caracas Capital Markets, con sede en Miami, que rastrea los envíos de Venezuela.

Se espera que el Faxon, el tercer petrolero iraní en ruta, llegue a la nación sudamericana este fin de semana, dijo Dallen, y agregó que la flotilla está entregando un total estimado de 815,000 barriles de combustible.

Dallen y otros dicen que es poco lo que puede hacer el gobierno de Trump, salvo que la Marina de Estados Unidos intercepte los petroleros en el mar y se arriesgue a sufrir un accidente con una carga altamente inflamable. Si la Marina se involucrara, también se corre el riesgo de represalias por parte de Irán en el Golfo Pérsico y un posible conflicto militar.

“Estados Unidos podría ganar una guerra con Irán, pero ¿realmente queremos llegar allí a través de una serie de movimientos en aumento?”, dijo Dallen.

“En definitiva, Venezuela no puede seguir comprando toda la gasolina necesaria porque no tiene suficiente dinero. Entonces, Venezuela obtiene gas temporalmente e Irán obtiene un poco de dinero u oro; no es un negocio sostenible,” dijo Dallen.