“Venezuela no ha sido un buen aliado, mientras que los chinos si lo han sido. Venezuela no ha estado pagando a China la enorme deuda que tienen con ellos, ni han tratado ni siquiera de llegar a algún punto donde puedan comenzar a servir la deuda”, dijo Russ Dallen, presidente de la firma de inversión Caracas Capital.

Por el momento Venezuela está tratando de enviar el mayor volumen de crudo posible antes de la fecha del 12 de junio temiendo lo peor, agregó Dallen, cuya firma hace seguimiento de las operaciones petroleras del régimen.

“Ellos saben que con un impuesto de entre 30 y 40 dólares el barril, las refinerías privadas chinas no van a comprar el crudo venezolano porque económicamente no tiene sentido”, dijo Dallen.

Dallen dijo que con la reciente alza en los precios del crudo, es posible que Venezuela aún logre conseguir compradores si ofrece aún mayores descuentos, pero la propuesta siempre va acompañada por la posibilidad de que el Departamento del Tesoro de Estados Unidos termine castigando al comprador por violar las sanciones.